Facial

La piel del rostro es una de las zonas más sensibles que tenemos, día a día el maquillaje, impurezas cutáneas y ambientales se van depositando en la piel, por ello la higiene facial es fundamental para lograr que la piel se vea bonita y resplandeciente.

Tratamientos faciales

Qué son los tratamientos faciales?

Los tratamientos faciales en el ámbito de la estética y belleza son aquellos procedimientos no invasivos que intentan devolver la salud y la belleza a la delicada piel de nuestro rostro.

Qué tratamiento facial elegir Evidentemente, para elegir un tipo de tratamiento u otro, será necesario saber cuál es el motivo por el que se acude a un profesional. Los motivos más habituales son:

  • Manchas
  • Luminosidad de la piel
  • Arrugas
  • Flacidez
  • Acné
  • Cicatrices
  • Lesiones en la piel
  • Reestructuración de volúmenes
  • Poros dilatados

Peeling facial

El peeling facial es uno de los tratamientos faciales de estética y belleza considerados “básicos”. Se trata de un procedimiento de exfoliación, limpieza e hidratación profunda de la piel del rostro utilizando cremas especiales. Esta técnica no es invasiva ya que no requiere el uso de ningún tipo de cirugía facial y es recomendable para todas las edades y, por supuesto, tanto para hombres como para mujeres que desean devolver la luz a ese rostro cansado del ajetreo diario.

Máscara de cromoterapia

Otro de los tratamientos faciales de estética y belleza que aprovechan las nuevas tecnologías para devolver la salud a nuestro rostro es la llamada máscara de cromoterapia. Se trata de un procedimiento no invasivo que consiste en colocar una máscara que proyecta luz led directamente sobre la piel. Los beneficios de este tratamiento son múltiples: estimulación y regeneración de las células de la dermis y la epidermis, hidratación y nutrición de la piel, tratamiento de granitos, acné y pequeñas afecciones dérmicas, etc.

Radiofrecuencia facial

Mediante la aplicación de radiofrecuencia en las capas internas de la piel se provoca una reacción química que produce la activación del colágeno y la elastina, substancias que ya existen de manera natural en nuestra piel. Por lo tanto, es ideal para tratar la flacidez, con resultados inmediatos y de larga duración.

Dermoabrasión

Se trata de un peeling de alta precisión que estimula la regeneración celular con una punta de diamante especial. Con este tratamiento se eliminan las células muertas, impurezas y piel envejecida que impiden mostrar un rostro “luminoso”. A pesar de su nombre, no se trata de un proceso doloroso, por lo que no requiere anestesia. Esta técnica está indicada para tratar el envejecimiento de la piel, las cicatrices y las lesiones provocadas por el acné.

Micropigmentación

Mediante la inserción de pigmentos en la dermis se consigue equilibrar las diferentes tonalidades del rostro, además de corregir imperfecciones o resaltar ciertos rasgos faciales. Con ello se consigue rejuvenecer el rostro en su conjunto.

Ácido hialurónico: el aliado del rejuvenecimiento facial

Cada vez más conocido, el ácido hialurónico es un principio activo que se usa en cosmética por sus propiedades de hidratación. Una piel bien hidratada muestra un aspecto mucho más sano, terso e incluso luminoso. El ácido hialurónico se encuentra de manera natural en nuestro cuerpo, por lo que el organismo no lucha contra él, sino que simplemente lo acepta y lo asimila.

De hecho, este componente se encarga de aportar hidratación y elasticidad a nuestro cutis. Lo cual previene considerablemente la aparición de arrugas. El ácido hialurónico es el ingrediente estrella de los tratamientos faciales de rejuvenecimiento. Y es que será tu gran aliado si buscas devolver a tu piel la firmeza y el volumen que va perdiendo con el paso de los años.

Los beneficios del ácido hialurónico como tratamiento facial

Si bien es cierto que la medicina estética rellena las arrugas a partir de infiltraciones de este principio activo, la cosmética facial también incluye el ácido hialurónico en una gran variedad de productos. De manera que puedes obtenerlo en diferentes aplicaciones:

  • Con cremas de día y de noche. Si utilizas una crema hidratante con ácido hialurónico conseguirás una piel más tersa, suave y elástica. Lo más recomendable es aplicarla dos veces al día.
  • Con serúms. Así potenciarás el efecto de la crema hidratante así que el tratamiento de belleza facial antiedad dará mejores resultados.
  • En contorno de ojos. Acabarás con las patas de gallo gracias a relleno del componente sobre las arrugas que se forman en la parte externa del ojo.
  • En mascarillas. Al igual que los serúms, el uso de una mascarilla de ácido hialurónico una vez a la semana es un aliado más para combatir arrugas e imperfecciones.

La importancia de una buena limpieza de cutis

Como ves, los tratamientos de belleza facial son efectivos para combatir diferentes tipos de imperfecciones y conseguir un efecto rejuvenecedor. Sin embargo, si piensas recurrir a alguna de las técnicas estéticas mencionadas anteriormente debes saber que es esencial mantener una buena limpieza de cutis. Tener el rostro limpio es la base para que cualquier tratamiento dé los resultados esperados.

La limpieza y el cuidado del cutis son muy importantes, hay muchos factores que afectan a la calidad de nuestra piel, la contaminación, el sol, el viento, el clima, la mala alimentación, el maquillaje, las hormonas...por eso es importante realizar limpiezas faciales periódicamente.

En una limpieza facial se aplican productos desmaquillantes, exfoliantes, se procede a la extracción de puntos negros, se aplican lociones para ayudar a cerrar el poro y regular el PH de la piel, se aplican cremas hidratantes con un masaje facial y por último una mascarilla específica para cada tipo de piel.

Hacerse una limpieza facial periódica permite la exfoliación de la capa superficial de la piel, eliminando células muertas e impurezas, estimulando la creación de nuevas células y dejando la piel más suave, fina y luminosa.

Tratamientos faciales: por salud, estética y belleza

Cada día más hombres y mujeres se someten a tratamientos faciales no solo por estética y belleza, también por salud. Sus beneficios son muchos y muy variados y tanto físicos como psicológicos. Por ejemplo los siguientes:

Algunos beneficios físicos de los tratamientos faciales:

  • Eliminan o al menos atenúan las pequeñas arruguitas o líneas de expresión.
  • Limpian la piel de nuestro rostro de impurezas como restos de maquillaje, polvo, contaminación ambiental…
  • Previenen la aparición de granitos,  rozaduras, manchitas producto del paso del tiempo, etc.
  • Hidratan la piel de nuestro rostro para mejorar su elasticidad y prevenir el envejecimiento prematuro. 
Algunos beneficios psicológicos de los tratamientos faciales:
  • Nos ayudan a relajar la musculatura del rostro previniendo dolores de cabeza, molestias cervicales, etc.
  • Refuerzan nuestra autoestima y seguridad en nosotros mismos.
  • Nos ayudan a proyectar la imagen de salud externa que buscamos al someternos a cualquier tratamiento de estética y belleza.
Beauty Heart

Phone: 636 814 661

Email: beautyheart.es@gmail.com